Países donde se utilizan animales para terapias curativas

Viernes, 27 Junio   

China. En unos estanques de acuarios preparados especialmente con medusas bamboleándose levemente, psicólogos promueven prácticas de “meditación curativa”. Con esta disciplina, los pacientes con dolencias crónicas encuentran alivio. Otra experiencia china: el uso del veneno de abejas para intentar sobrellevar mejor el reumatismo. Se aplica como una inyección: clavan el aguijón en la zona afectada.

Japón. Sumergidos en piscinas mínimas, hombres y mujeres se entregan al contacto con Cyprinion Macrostomus, un pez -al que también llaman “dermatológico”- que se alimenta de bacterias que pueden provocar acné o empeorar cuadros de psoriasis. Después de unos minutos con él, la piel queda como nueva.

Cuba. Con delfines, en ese país aplican la delfinoterapia en nenes con problemas de desarrollo y sociabilidad.

¿Y por qué pueden “curar”? “Los animales pueden contribuir a reducir el estrés de las personas y, por ese motivo, a mejorar su calidad de vida. Se ha comprobado que un perro no sólo puede ayudar a disminuir el estrés de su propietario adulto sino también el de los chicos”, explica Claudio Gerzovich Lis, experto en etología (la disciplina que estudia el comportamiento animal). Y no sólo eso: en el hospital Elizalde, los perritos ayudan a mejorar el diagnóstico de los nenes atendidos en la Unidad de Zooterapia. Son cada vez más amigos del hombre.